Search
  • Kunde Care

Las enfermedades infecciosas más comunes en la edad escolar.

Los niños pasan muchas horas juntos en la escuela, lo que favorece el contagio de enfermedades infecciosas.


Esto se debe a que los padres necesitan liberar su tiempo para poder trabajar o realizar determinadas actividades y necesitan dejar a sus niños a salvo y bajo el cuidado de personas especialmente capacitadas para ello.


Pero muchas veces en estos establecimientos existen afecciones propias de espacios compartidos, cerrados o donde concurren muchos niños en edad preescolar.


Esto favorece el contagio constante, especialmente en invierno, por lo que es importante que seas consciente a la hora de llevar a tu hijo, o dejarlo en el hogar si de verdad está enfermo, para evitar que se transmitan virus, parásitos o bacterias a otras personas.

La precaución y prevención entonces se tornan imprescindibles, porque es allí donde pueden reducirse muchas veces los contagios entre los menores.


Es recomendable destacar que siempre es recomendado consultar al médico de cabecera del niño por cualquier duda o consulta, ya que será la persona indicada para evacuar dichas inquietudes, a la vez que podrá orientarlo de manera precisa en caso de alguna enfermedad, contagio y más.


En este artículo te contamos cuáles son las enfermedades más comunes y cómo tratarlas, junto a las vacunas que los menores deben tener colocadas al momento de ingresar a un ámbito social de este tipo. ¡Presta atención!



Las enfermedades infecciosas más comunes


Las infecciones respiratorias son las más frecuentes en los ámbitos escolares, especialmente donde hay muchos niños.


La mayoría son causadas por virus tales como rinitis, faringitis viral, bronquiolitis y la neumonía viral y otras en menor medida, por bacterias, como la faringitis bacteriana y neumonía bacteriana.


Las enfermedades virales por lo general son leves y requieren tratamiento para calmar los síntomas. En el caso de las bacterianas, se requieren antibióticos.


Existen medidas preventivas para estas afecciones como la correcta higiene de manos y el aislamiento, es decir si el niño está enfermo debe quedarse en el hogar.


Por otro lado se encuentran las vacunas, que mediante la estimulación del sistema inmunitario del niño, ayudan a evitar cuadros severos y complicaciones de dichas enfermedades.


A continuación te contaremos la importancia de tener el carnet de vacunación de los más pequeños completo y a qué edades deben recibir cada una de las vacunas.


Las infecciones gastrointestinales son también frecuentes en jardines maternales, porque su diseminación es fecal-oral. Las mismas pueden producir cuadros severos de diarrea que traen como consecuencia la deshidratación del niño.


Algunos agentes que causan esto pueden ser virales, como el Rotavirus, otros bacterianos, como Escherichia coli, Salmonella y Shigella y por último parásitos, tales como el Oxiurius y el Giardias.


Es importante mantener la higiene de manos, de los alimentos y lo más importante, excluir al niño del jardín hasta que cedan los síntomas, aplicar las vacunas correspondientes en el caso de infección por Rotavirus y consultar al médico en caso de presentar signos de alarma, tales como deposiciones con sangre o signos de deshidratación (llanto sin lágrima y disminución de la cantidad de orina emitida).


Otro gran grupo son las enfermedades exantemáticas causadas por el virus Herpes simple, la Varicela, el Sarampión y la Rubéola.


Es necesario que reconozcas los signos de alarma de este tipo de patologías para que sepas a tiempo cuándo consultar al médico y tomar medidas evitando así que se agrave el cuadro.


Algunos signos de alarma son las retracciones costales, agitación, color azulado en la piel (sobre todo alrededor de la boca), fiebre elevada y persistente.


En el caso de las enfermedades gastrointestinales, además de las deposiciones con sangre o la deshidratación, debe considerarse el rechazo por la comida o los vómitos persistentes, para accionar a tiempo y que su pediatra pueda evaluar la situación y así tomar la mejor medida para que su hijo se sienta mejor.



Las vacunas en los niños


Como se mencionó al comienzo, es importante que todos los niños estén prevenidos, especialmente mediante la colocación de las diferentes vacunas.


Según la edad del menor, cada una de las vacunas recomendadas ayuda a tratar enfermedades puntuales, tales como:


  • BCG: protege contra las formas severas de tuberculosis.

  • Hepatitis B: debe aplicarse antes del egreso hospitalario del recién nacido. Esta vacuna previene el contagio de la madre hacia el bebé.

  • Pentavalente acelular (se trata de 5 vacunas en 1): Haemophilus influenzae B, Difteria, Tétanos, Tos ferina y la poliomelitis. En el caso de la Tos ferina, difterina y el Tétanos, debe colocarse un refuerzo DPT a los cuatro años.

  • Rotavirus: se aplica para prevenir la diarrea en los niños.

  • Neumococo: esta vacuna reduce ampliamente el riesgo de enfermedad complicada por este microorganismo.

  • Influenza: esta vacuna ayuda a evitar neumonías severas.

  • SRP: se aplica para prevenir manifestaciones severas de rubéola, el sarampión y las paperas.

  • VPH: esta vacuna protege contra el cáncer cérvico-uterino.

  • OPV: previene infecciones neurológicas severas e invalidantes.


¿A qué edad deben vacunarse?

Según el esquema de vacunación vigente de la Secretaría de Salud de México, un niño debe recibir las siguientes vacunas según su edad:


  • Al nacer: BCG y Hepatitis B,

  • A los 2 meses: Pentavalente acelular, Hepatitis B, Rotavirus y Neumococo conjugada.

  • A los 4 meses: Pentavalente acelular, Rotavirus y Neumococo conjugada.

  • A los 6 meses: Pentavalente acelular, Hepatitis B, Rotavirus e Influenza.

  • A los 7 meses: Influenza, la segunda dosis.

  • A los 12 meses: SRP y Neumococo conjugada.

  • A los 18 meses: Pentavalente acelular.

  • A los 2 años: Influenza, refuerzo anual.

  • A los 3 años: Influenza, refuerzo anual.

  • A los 4 años: DPT, (refuerzo), Influenza (refuerzo anual).

  • A los 5 años: Influenza, refuerzo anual (de octubre a enero) y la OPV (polio oral) de los 6 a los 59 meses en la primeras y segundas Semanas Nacionales de Salud.

  • A los 6 años: SRP (refuerzo).

  • 11 años: VPH (Virus de Papiloma Humano).



Entonces, ¿cómo prevenir enfermedades infecciosas?


Lo importante es tomar las precauciones necesarias sabiendo que los niños estarán en contacto y exposición con otros pequeños y posiblemente se contagien alguna de las enfermedades anteriormente mencionadas.


Estar informados, informarse e informar a los demás es sumamente importante para el normal desarrollo de los niños y por este motivo se aconseja la colocación de las vacunas en la edad indicada en el calendario de vacunación.


Las medidas higiénicas son elementos clave en épocas de frío. Seguir las indicaciones del pediatra es importante para la salud de tu hijo.


Quiero conocer la doctora Arianna



0 views

La manera más rapida para agendar una cita es llamandonos

Telefono 55 2197 5568